Connecta amb nosaltres

Cultura

La monstruositat del poder

Albert Sánchez Piñol retorna al gènere fantàstic amb ‘Fungus. El rei del Pirineo’

Publicat

on

L’antropòleg i escriptor Albert Sánchez Piñol (Barcelona, 1965) ha retornat amb Fungus. El rei dels Pirineus (La Campana, 2018), al seu viarany fantàstic que va començar a forjar amb el llibre de relats Les edats d’or (2001), va encimbellar amb La pell freda (2002) ‒un veritable best-seller que supera la trentena d’edicions i la trentena de llengües a les que ha estat traduïda o està en procés de ser-ho, convertint així a Sánchez Piñol en l’autor català més traduït‒, i va aconseguir mantenir-lo ben amunt amb la brillant Pandora al Congo (2005), que descriu l’explotació europea del país africà, i el magnífic llibre de relats Tretze Tristos Tràngols (2008). Després, vindrien Victus (2012) i Vae Victus (2015), de gènere històric i ambientades en la Guerra de Successió.

Amb Fungus. El rei dels Pirineus, Sánchez Piñol ens transporta a les valls pirinenques de finals del segle XIX de la mà d’un estrambòtic militant anarquista, en Ric Ric, que despertarà unes petites criatures que serviran per a què el nostre protagonista iniciï la revolució entre muntanyes. Amb aquesta novel·la, sota una original capa d’aventures fantàstiques, Sánchez Piñol ens fa reflexionar sobre què és veritablement el Poder ‒‘‘El Mal no existeix; només existeix el Poder”, se’ns dirà‒, per quins motius el cerquem i, un cop assolit, què en pensem fer.

Però no patiu pas que si el que busqueu és el Sánchez Piñol ple d’acció, violència i aventures de l’entregues anteriors, Fungus. El rei dels Pirineus no us decebrà pas, sinó que l’autor, fins i tot, redoblarà els seus esforços per mantenir-nos ben alerta des de la primera pàgina fins a la darrera. Ah, i el que és encara millor: sembla ser que tindrem, tard o d’hora, una segona remesa de Fungus…

Cultura

Stephen King no s’atura mai

Males Herbes publica ‘La gran caminada’, la primera novel·la de Stephen King

Publicat

on

No hi ha dubte que Stephen King (Portland, 1947) és un dels escriptors vius més coneguts. L’autor ha anat estenent els seus malsons en desenes de novel·les i centenars de relats publicats, i ha arribat a vendre més de 350 milions de còpies dels seus terrors.

En les històries de King, conegut com el “mestre del terror”, solen aparèixer unes quantes temàtiques de formes recorrent: la infantesa i l’arribada al món adult, la societat nord-americana, el racisme, la guerra… I és que, per exemple, La gran caminada (publicada originàriament amb el pseudònim de Richard Bachman), és una distopia de marcat to psicològic on assistim a un esdeveniment esportiu en què un centenar d’adolescents han de caminar, dia i nit, fins que només en quedi un. Aquest llibre, segurament l’obra més existencial de King, ha estat llegit com una crítica a la guerra del Vietnam.

La gran caminada, però, no és el primer King que ha publicat l’editorial Males Herbes, ja que l’any passat ja van editar l’antologia de contes Torn de nit, un recull que tots els aficionats a la literatura de terror han de llegir. Esperem que l’aposta de l’editorial per publicar en la nostra llengua aquest autor sigui tot un èxit i que a la desena de títols de King ja publicats en català, Carrie (a Laertes i La Magrana); L’atrapasomnisEl mòbilTot és definitiu i La història de la Lisey (tots quatre a Edicions 62); Misery i El cementiri d’animals (a Columna Edicions), i Escriure (L’Altra Editorial), se n’hi afegeixin molts més. Potser algun dia podrem llegir en català Salem’s LotCujoItRiding the Bullet o el recull Skeleton Crew… O, fins i tot –creuem els dits–, el magnífic assaig sobre el terror en les seves diverses vessants, Danse Macabre.

Continua llegint

Cultura

Bonus cultura, també al Poble-sec

L’Ajuntament posa en circulació 200.000 bonus fins a final d’any

Publicat

on

Des del mes de juliol, l’Ajuntament de Barcelona ha posat a la venda un abonament cultural per bonificar la despesa en teatre, cinema, espectacles d’arts escèniques i llibres i productes editorials. Es tracta d’una mesura per impulsar el consum de cultura a la ciutat i estarà en vigor fins a finals d’aquest 2020. El bonus té un preu de 30 euros per a l’usuari, i l’Ajuntament hi afegeix una bonificació de 10 euros que se sumen als 30 pagats. L’abonament es pot bescanviar per entrades de cinema, teatre o concerts, llibres i discos. Aquests 40 euros, però, no es poden gastar de forma fraccionada, sinó que s’han de fer servir en un únic establiment. Si el preu de la compra és inferior a 40 euros, l’establiment farà un val per poder gastar els diners sobrants en una altra ocasió, sempre fins el 31 de desembre d’enguany.

Sense moure’s del barri

Les persones del Poble-sec que han adquirit el Bonus Cultura i no volen sortir del barri per gaudir-lo, poden fer-ho a diversos espais culturals, com el Teatre Condal on fins al 15 de novembre s’hi programa l’espectacle Escape Room, una comèdia dirigida per Joel Joan i Hèctor Claramunt. O el Teatre Victoria, on s’han reprès les funcions de Nada es impossible, el gran èxit de taquilla del Mago Pop. També es pot aprofitar la promoció a la Sala Barts, que programa espectacles de diferents formats, i a la Sala Hiroshima, que el 17 i 18 d’octubre ofereix Bailes de histéricas de Carmen Muñoz, entre d’altres espectacles programats pel que queda d’any. Finalment, també es pot fer ús del Bonus a la llibreria La Carbonera i, quan s’hi programin esdeveniments, a la Sala Apolo i l’espai Meteoro.

Continua llegint

Cultura

Ale Risorio: “El día que me gradué en medicina lo dejé para dedicarme al teatro”

Se llama Alejandro Nicolás Muñoz (Buenos Aires, 1974), pero en el mundo del espectáculo se le conoce como Ale Risorio. Este payaso ha actuado en la calle, en festivales nacionales e internacionales y ahora ofrece formación teatral en el Espai Piluso del Poble-sec (Salvà, 68), una asociación que cuenta con más de 800 socios. Con él tratamos de dar respuesta a algunas cuestiones, como cuál es la diferencia entre ser payaso o ser clown y nos preguntamos si todavía hoy nos hacen reír las mismas cosas que hace 50 años.

Publicat

on

¿Quién es Ale Risorio?
Es mi nombre artístico. La gente me conoce más por mi trabajo como clown, pero me formé también en máscaras, teatro físico, mimo corporal… Podríamos decir que soy multidisciplinar. Hago de todo cuando puedo y como puedo.

¿Cómo empieza tu vocación? ¿Siempre quisiste ser payaso?
La vocación pedagógica como la de clown aparecen de casualidad. De hecho, cuando mis padres me llevaban al circo de pequeño, odiaba a los payasos hasta el punto que cuando salían al escenario me entraba fiebre y me tenían que sacar de allí. Mi abuelo sí que era un actor bastante reconocido en Argentina y en Uruguay, y creo que viene un poco en la sangre. Pero la cuestión es que yo estudié medicina en la facultad y allí conocí una persona que hacía teatro. Así empiezo a entrar en el mundo artístico, empiezo a ver espectáculos de calle… Y finalmente hice las dos carreras, la de medicina y la de teatro. El mismo día que me gradué en medicina lo dejé para dedicarme por completo al teatro.

¡Vaya cambio! ¿Cómo fueron tus inicios en Barcelona?
Hacía espectáculos de fin de semana en la calle y, mientras seguía estudiando, organizaba unos cabarets en el Teatre Riereta, que ahora es el Ateneu del Raval. Mi primera experiencia en la docencia también fue allí, monté unos talleres de teatro físico y mimo. A partir de eso me fueron conociendo y cada vez fue interesando más el tema de los cursos. De hecho, este espacio no estaba concebido para ser una escuela, la idea original era tener un sitio para poder ensayar y crear.

Háblanos de este espacio, del Espai Piluso. Y, ¿por qué este nombre?
Lo abrimos hace cuatro años y es una asociación donde damos formación teatral. Nos dedicamos principalmente al teatro físico, a la improvisación i al clown. Muchas veces traemos maestros de clown o de otras disciplinas para hacer talleres y, unas dos veces al mes, programamos funciones abiertas a los socios. El nombre es porque cuando yo era pequeño, al salir de la escuela veíamos en la televisión el programa del Capitán Piluso, que era un payaso que hacía rutinas clásicas.

¿Por qué elegisteis el Poble-sec?
Siempre viví en el barrio desde que llegué a Barcelona. Encontramos este local que era un taller mecánico, nos encantó y en seguida proyectamos aquí el Espai, haciendo varias reformas para adaptarlo.

¿Cualquiera que esté interesado puede apuntarse a los cursos que ofrecéis o son para profesionalizarse?
Puede venir cualquier persona adulta, tengo alumnos de 20 años y de 75 años. De los que hacen los cursos de formación, muy pocos se terminan dedicando al clown, pero muchos lo utilizan como una terapia personal. Es un gran desafío porque supone un proceso de autoconocimiento y de aceptarse tal cual uno es. Aquí, mis alumnos se permiten ser realmente quienes son.

¿Qué momento pasa ahora el proyecto con toda la situación de crisis cultural?
Es un momento bastante extraño e incierto. En marzo teníamos programado un festival de improvisación de mujeres y tuvimos que cancelarlo por el confinamiento. Hace poco hemos vuelto a abrir y hemos retomado las clases abiertas, adaptándonos a las nuevas formas de trabajo. Tratando de hacerlo lo mejor posible, pero sin dejar de trabajar porque necesitamos seguir pagando el alquiler del local.

Recuerdo, hace años, un payaso que siempre estaba en el Portal de l’Àngel. Ahora ya no se ven. ¿Se ha perdido la figura del payaso de calle? 
Sí, lo recuerdo, ese payaso se llamaba Joaquín. Sí que se ha ido perdiendo y con la pandemia más, porque antes, cuando había turismo, había algún clown o mimos en las Ramblas y salía más o menos rentable económicamente, pero ahora la gente no está saliendo. Nos tenemos que reinventar y reformatearnos. Justo yo estaba en la programación de un espectáculo de sala pero, con la reducción del aforo, preferimos no abrir por ahora. Aquí caben 60 o 70 personas y abrir para la mitad es muy difícil de sostener económicamente.

Las formas de comunicarnos, de relacionarnos, incluso el humor, todo ha cambiado con el tiempo. ¿Todavía hace reír el payaso? 
¡Sí! Las rutinas clásicas de los payasos españoles Gaby, Fofó y Miliki siguen funcionando y seguirán funcionando dentro de 20 años. Lo que sí que ha pasado es que el abanico del clown se ha abierto mucho. Hay mucha variedad y muchas formas de hacerlo, pero es importante recordar que la risa es una emoción más del clown. También nos emocionan, nos entristecen, nos movilizan. No es solo hacer reír. Tengo un maestro y amigo que dice que el clown somos nosotros mismos puestos en juego.

Por último, una duda conceptual, ¿clown y payaso es exactamente lo mismo?
Para mí es lo mismo, aunque el clown se relaciona más con un formato teatral y el payaso se relaciona más con rutinas clásicas, que son las que se ven en el circo. Yo lo tomo simplemente como una traducción al inglés de la palabra porque las rutinas del circo funcionan en un teatro y a la inversa.

Continua llegint

Paral-lel OH!

Copyright © 2020 Zona Sec.